Cita Creada

Su cita ha sido creada correctamente. Uno de nuestros representantes se estará comunicando con usted en horario laboral.

Información Solicitada

Uno de nuestros representantes estará comunicandose con usted lo antes posible.

Confirmar registro

Gracias por registrarse en nuestra página web.

Le hemos enviado un mensaje de correo electrónico para asegurarnos de que seas el propietario.

Si no encuentra este mensaje en su bandeja de entrada favor revisar la bandeja de "Correo no deseado" o "Spam".

Agenda de citas

Si usted ya es miembro solicite su contraseña para poder agendar su cita online y consultar su historial.

Esta será su primera visita?
Cuál centro le gustaria visitar?
Fecha
Hora
Su nombre
Su apellido
Teléfono
E-mail

Iniciar Sesión

Si usted ya es miembro solicite su contraseña para poder agendar su cita online y consultar su historial.

Nombre de Usuario o E-mail
Contraseña
Si ha olvidado su contraseña ponerse en contacto con uno de nuestros representantes.
Si aun no tienes cuenta puedes registrarte haciendo clic en "Registrate".

Revitaliza tu columna vertebral
y descubre una nueva vida!

La Fascitis Plantar

Alexander Pham, Doctor Centro Quiropráctico Mission Life

Blog
La fascitis plantar es una de las explicaciones más comunes del dolor en el talón. Es causada por la inflamación de la banda gruesa que conecta los dedos del pie al hueso del talón, llamada fascia plantar, que se extiende por la parte inferior del pie. La afección se observa con mayor frecuencia en corredores, mujeres embarazadas, personas con sobrepeso e individuos que usan zapatos de soporte inadecuado. La fascitis plantar típicamente afecta a personas entre las edades de 40 y 70.

Síntomas


La fascitis plantar comúnmente causa un dolor punzante en el talón del pie, que empeora durante los primeros pasos del día después del despertar. A medida que continúa caminando sobre el pie afectado, el dolor disminuye gradualmente. Usualmente, solo un pie se ve afectado, pero puede ocurrir en ambos pies simultáneamente.

Diagnóstico


Para diagnosticar la fascitis plantar, su médico examinará físicamente su pie al evaluar sus reflejos, equilibrio, coordinación, fuerza muscular y tono muscular. Su médico también puede recomendar una imagen de resonancia magnética (MRI) o una radiografía para descartar otras fuentes de dolor, como un nervio pellizcado, una fractura por estrés o un espolón óseo.

Tratamiento


El tratamiento para la fascitis plantar incluye atención la quiropráctica, medicamentos, fisioterapia, terapia de ondas de choque o cirugía.

Medicamentos


Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno y el naproxeno se usan para tratar la inflamación y el dolor de la fascitis plantar, pero no curarán la afección. Los corticosteroides también pueden usarse para aliviar el dolor y reducir la inflamación. Los corticosteroides se aplican como una solución tópica junto con una corriente eléctrica no dolorosa o mediante inyecciones en el área afectada.

Terapia física


Los ejercicios de estiramiento para el tendón de Aquiles y la fascia plantar se recomiendan para aliviar el dolor y ayudar en el proceso de curación. A veces se recomienda la aplicación de cinta atlética. En casos moderados o severos de fascitis plantar, su médico puede recomendarle que use una férula nocturna, que estirará el arco de su pie y pantorrilla mientras duerme. Esto ayuda a alargar el tendón de Aquiles y la fascia plantar para aliviar los síntomas. Dependiendo de la gravedad de su fascitis plantar, su médico puede recetarle una ortesis comprada en la tienda (soporte para el arco) o una ortesis a medida para ayudar a distribuir la presión de los pies de manera más pareja.

Cirugía y otros procedimientos


Cuando los métodos más conservadores no han logrado reducir el dolor de la fascitis plantar, su médico puede sugerir la terapia de ondas de choque extracorpóreas, que se usa para tratar la fascitis plantar crónica. La terapia con ondas de choque extracorpóreas usa ondas de sonido para estimular la cicatrización, pero puede causar hematomas, entumecimiento, hormigueo, hinchazón y dolor. Cuando todo lo demás falla, se puede recomendar una cirugía para separar la fascia plantar del hueso del talón. Pocas personas necesitan cirugía para tratar la condición.

Remedios caseros


Estirar su fascitis plantar es algo que puede hacer en casa para aliviar el dolor y acelerar la curación. El masaje con hielo realizado de tres a cuatro veces por día en intervalos de 15 a 20 minutos también es algo que puede hacer para reducir la inflamación y el dolor. Colocar soportes para el arco en sus zapatos absorbe los golpes y quita presión de la fascia plantar.